Consulte ahora con verdaderos especialistas en casos de negligencias médicas

INFÓRMESE AHORA, EL MEJOR ASESORAMIENTO ON-LINE

¿Ha sufrido una negligencia y no sabe cómo actuar?, nosotros le ayudaremos en todo el proceso.

Abogados de Negligencias Médicas Madrid

El despacho de RAMOS ABOGADO lo forma un conjunto de profesionales con experiencia en los temas que engloban las negligencias médicas. Estudiamos y analizamos cada caso de forma individual y pensando en los intereses de nuestros clientes, ofreciéndole una atención totalmente personalizada.

  • Asesoramiento en indemnizaciones por negligencias médicas
  • Reclamar derechos como paciente
  • Altas precipitadas en Urgencias
  • Reclamaciones por errores en el diagnóstico
Abogados en Madrid con más de 30 años de experiencia en casos de negligencia médicas

Daños y lesiones

Derecho a reclamar

Proteja lo más importante

Su derecho de exigir responsabilidades

Asesoramiento legal

Despacho en el centro de Madrid

Abogado Abogados Abogados de negligencia médicas Abogados en Madrid Abogados laboristas Accidentes Accidentes de trabajo Accidentes de tráfico Accidentes in itinere Accidentes laborales Administración Pública Altas en urgencias Altas médicas Ámbito privado Anestesia Asistencia sanitaria defectuosa Atención al Paciente Atestado policial Atropello peatones Bajas laborales Buena praxis Cáncer Centros médicos Cicatrices Cirugía estética Cirujanos Código Civil Colapsos en servicios de urgencias Comisiones Compañía aseguradora Conductores Consentimiento paciente Consulta on-line Contacto Contagios Contagios hospitalarios Criterio valorativo Culpable Daño corporal Daños físicos Daños materiales Daños morales Daños personales Daños psicológicos Daños y perjuicios Deberes del profesional médico Defectos de nacimiento Deficiencias Demanda de reclamación Demoras tratamiento Denuncia Derecho a reclamar Derecho médico Derecho sanitario Derecho sanitaro Derechos y deberes de los pacientes Despacho en Madrid Diagnóstico temprano Diagnósticos Efectos secundarios Embarazos Empresa Traiber Enlaces Error humano Error médico Error quirúrjico Errores diagnóstico Esguince cervical Fabricante aparatos médicos Fallecimiento Fármacos Galería Ginecología Guardia Civil Historia clínica Historial médico Hospitales Imprudencia médica Incapacidad laboral Incapacidad permanente Indemnización Indemnización económica Indemnizaciones Información al paciente Información familiares Informe médico Informe pericial Instituto Catalán de la Salud Instrumental médico Intereses moratorios Intervenciones quirúrgicas Juramento Jurisprudencia Juzgado de Contencioso Latigazo Lesiones Lesiones al feto Lex artis ad hoc Limpieza e higiene Listas de espera Localización Madrid Mal diagnóstico Mala planificación Mala praxis Médicos Neglicencia médica Negligencia médica Negligencia Médica Negligencias médicas Negocio Jurídico Neurocirujano juzgado por estafa Noticia1 Noticia2 Noticia3 Noticia4 Obligación del médico Órdenes jurisdiccionales Pacientes Partos Pensiones invalidez Pérdida de oportunidad en tratamiento médico Peritaje médico Personal sanitario Plazos reclamación Prestaciones Profesiones de riesgo Protección de la salud Prótesis caducadas Protocolos de prevención Quejas Querella Quirófanos Reclamación Reclamación a la aseguradora Reclamación de indemnización Reclamaciones Relación contractual Reparación moral Responsabilidad Civil Responsabilidad contractual Responsabilidad extracontractual Responsabilidad médica Responsabilidad patrimonial Retraso diagnóstico oncología Riesgo intervenciones Sanidad privada Sanidad pública Secuelas Secuelas y lesiones Seguimiento prenatal Segunda indenmización Seguridad Social Seguridad trabajadores Seguro médico Servicio doméstico Siniestros tráfico Situación de riesgo Sobornos Trabajadores Tratamientos médicos Tribunal Supremo Tribunales Urgencias médicas Valoración de daños Vía penal Víctima
Negligencias médicas y responsabilidad penal
Si hablamos de responsabilidad penal médica tenemos que tener en cuenta que es siempre personal, no se puede hacer responsable a otro doctor de la acción que ha realizado uno de sus asistentes sanitarios.
En esta posibilidad cabe el superior o responsable, haciendo referencia a su jefe o jefes, qué bien interviene de manera directa o indirecta en el caso. Estaríamos ante unas posibles consecuencias para ambos implicados.

El no haber seguido los estándares establecidos para el tratamiento de un caso, y no haber cumplido con los procedimientos técnicos exigidos por la profesión médica, constituyen una violación del criterio Lex Artis Ad Hoc. Las consecuencias pueden recaer tanto sobre un médico en concreto o sobre la totalidad del equipo de salud donde se produce el caso.

La ética profesional se centra en los valores o conciencia pero llevados a un cargo laboral. Por esto mismo surgen conflictos entre la conciencia de una persona y el realizar actos poco éticos en el desarrollo de su profesional.

Si por una imprudencia, negligencia o por la inobservancia objetivamente debida de los reglamentos y obligaciones de un personal médico, se produjese daños tanto físicos como psíquicos en un paciente entonces se incurrirá en una mala práxis o responsabilidad profesional.

Se puede exigir responsabilidad médica por faltas estrictamente profesionales, por un cuidado excesivo, por una preparación inadecuada o insuficiente, por no seguir el protocolo establecido y actuar fuera de las normas, por omitir el deber de socorro o cualquier otro deber jurídico.
Si se produjesen daños físicos o psíquicos como consecuencia de la falta consumada se podría exigir compensación por irresponsabilidad.

Si quiere más información acerca de las responsabilidades o de las negligencias médicas o desea ponerse en contaco con nuestros abogados de Madrid tan solo debe llamar a nuestro teléfono o rellenar el formulario proporcionado en la misma web.
Autonomía privada y negocio jurídico
PRINCIPIO DE AUTONOMÍA PRIVADA.

-Concepto: Es un principio general del derecho, es el principio de la autonomía privada.
-Ámbito: El ámbito de la autonomía privada es el derecho privado. Este principio viene expresado en el código civil en el artículo 1255 del CC.
-Límites: Ley imperativa; no puede ir contra la moral social, que es la que impera en una determinada sociedad; El orden público, no puede ir en contra del orden público.

NEGOCIO JURÍDICO.

-Categoría jurídica discutida: Una categoría es algo abstracto que se puede delimitar partiendo de lo concreto.
-Las principales manifestaciones de negocio jurídico son el contrato y el testamento:

El Contrato
-Regulación: Se encuentra en el código civil, en el libro cuarto, que se llama, de las obligaciones y de los contratos. El título II del código civil se denomina de los contratos. El capítulo primero contempla las disipaciones generales sobre los contratos, es decir, los artículos 1254 y siguientes. Ahí está regulada la teoría del contrato.

-Concepto: El concepto de contrato está en el artículo 1254 del CC.

-Perfeccionamiento: Consentimiento, art. 1258 del CC. Un contrato queda perfeccionado por el mero consentimiento, y desde entonces obligan.
-Fuerza de ley: Art. 1091 del CC. Las obligaciones que nacen de los contratos tienen fuerza de ley entre las partes contratantes.

-Eficacia: Los efectos que produce un contrato son inter partes, es decir, entre las partes contratantes (Art. 1257 CC). El artículo 1258 del CC resalta que tienen eficacia obligatoria.

-Validez: Para que un contrato sea válido, el art. 1261 del CC, dice que tiene que existir un consentimiento de ambas partes (acuerdo de voluntades); un objeto cierto que sea materia del contrato (la realidad sobre la que recae); y una causa de la obligación que se establezca (finalidad, el por qué y para qué).

-Interpretación: El contrato es objeto de interpretación. Los artículos 1281 y siguientes del CC.
Abogado para reclamación por errores médicos
Los servicios jurídicos facilitados por abogados penalistas especializados en negligencias médicas, harán que muchos pacientes que han sufrido consecuencias indeseables por malas praxis o errores médicos, puedan encontrar una salida legal a su situación. En gran parte de los casos, los afectados se encuentran impotentes ante procesos complejos, litigios que incluyen la intervención, por parte de los presuntos responsables del error, de letrados especializados en su defensa. Estos, además y por regla general, contarán con la ocultación por parte de profesionales del propio organismo médico, o por diferentes profesionales de la rama. El cliente ha de impedir toda complicación derivada de los manejos llevados a cabo por las entidades. A este respecto, hay que decir que un abogado para reclamación por errores médicos, le asistirá tanto si la negligencia se produce en clínicas u hospitales privados como públicos.

Las acciones diferirán si los fallos se producen por una ineficiencia del material, o por instalaciones no correctamente higienizadas y desinfectadas, o bien por malas praxis o desatención de las responsabilidades. En el caso de fallas del material, los abogados tendrán que litigar con los organismos responsables del mantenimiento del tal material, sean organismos privados o públicos. Cuando las responsabilidades se derivan de actuaciones individuales, las acciones legales serán otras.

De todas maneras, un abogado para reclamación por errores médicos tendrá que ponerse en contacto con otros profesionales para solucionar de la mejor manera el caso en concreto, sobre todo si este requiere informes que contrasten otros informes previos que pueden resultar perjudiciales para la correcta resolución del proceso.

Infórmese sobre asistencia jurídica por parte de abogados penalistas que le proponen en Madrid soluciones para cualquier contingencia dada en este ámbito, como las operaciones estéticas con resultados insatisfactorios, o como los tratamientos ortopédicos con perjuicios físicos posteriores. Encuentre versatilidad en despachos de abogados especializados en negligencias, malas praxis y toda clase de errores en el área de la medicina.
Abogados: accidentes laborales
Sirviéndose de la experiencia de un despacho de abogados especializados en varias ramas del Derecho, los clientes consiguen opciones reales de éxito para el caso en que se ven envueltos. Los abogados que le presentamos en Madrid también son especialistas en accidentes laborales, un ámbito especialmente intrincado en las relaciones legales y laborales entre los empleados y las empresas. Cuando se produce un grave accidente de trabajo, el grado de incapacidad a que conduce tal incidencia, resultará una de las facetas en las cuales deberá dirimirse la responsabilidad de la empresa. El reconocimiento de los grados de incapacidad es uno de los motivos de la falta de acuerdo entre las partes. Lo cierto es que si el trabajador carece de asistencia legal, lo más probable es que obtenga una compensación menor a lo que le corresponde.

Los grupos empresariales y algunos empleadores se sirven de despachos de letrados especializados en hacer valer los derechos de la empresa por encima de cualquier otra consideración. Para ello, hay que enfrentar la situación a través de abogados que conozcan a la perfección un ámbito que esconde muchas particularidades y excepciones. Los letrados encargados de la representación de los trabajadores, deberán presentar pruebas adecuadas a cada situación legal, agilizando todo tipo de trámites.

Son profesionales que han de conocer al menos superficialmente, las terminologías que se utilizan habitualmente en los informes médicos. La asistencia de peritos forenses también resultarán de gran importancia en muchos casos, especialmente cuando se trate de procesos contenciosos en los que el cliente se vulnerados claramente sus derechos y se necesita una acción eficaz y coordinada.

Además, los letrados que se especializan en accidentes y negligencias, también le proporcionarán soluciones para despidos improcedentes causados por incidencias de este tipo. Consulte sin ningún compromiso acerca de precios y de todos los servicios que pueden proporcionarle los profesionales.
Lo primero de todo, es tener claro el concepto. Cuando hablamos de negligencia médica, nos referimos a la mala praxis por parte del profesional médico, que apartándose éste de las normas establecidas en los códigos de conducta sanitarios, acaba por desembocar en un daño o perjuicio al paciente.

Por consiguiente, estaremos ante un supuesto de negligencia médica, cuando se dé una ausencia del seguimiento de las normas y protocolos habituales, y a consecuencia de ello, se produzca un daño. En este sentido, no debe confundirse la negligencia médica con el error humano. Si las consecuencias de los actos del profesional médico son negativas, pero éste no se ha apartado de las normas que le son exigibles para ejercer su labor, estaremos ante un error humano, y no ante una negligencia médica. Igualmente, se considerará error humano, cuando las consecuencias negativas se deban a circunstancias fortuitas o que hubieran podido ser impredecibles.

No obstante, y aun teniendo claros los conceptos de negligencia médica y de error humano, no siempre resulta sencillo que el paciente tenga consciencia del perjuicio que una determinada actuación médica le ha podido suponer, por lo que, teniendo éste, derecho a ser resarcido por el daño sufrido, lo más aconsejable es que consulte a un abogado. Puede, por ejemplo, acudir a nuestro despacho en Madrid, en el que contamos con un equipo de profesionales especializados en el ámbito de la negligencias médicas.

¿En qué supuestos sería aconsejable que contactase con nosotros? Por ejemplo, cuando el profesional médico no sea lo suficientemente claro ni explícito con usted, cuando no quiera atenderle, cuando le oculte documentación, cuando persistan sus dolores y molestias, o cuando no le haya facilitado el consentimiento informado.

Ante tales circunstancias, u otras que puedan inquietarle y que entienda que no son normales, no dude en ponerse en contacto con nosotros. Juntos, buscaremos la mejor solución.
¿Ha habido negligencia médica?
Una negligencia médica tiene lugar cuando un profesional de la medicina no actúa según lo exigido en las normas que rigen su profesión.

Por lo general puede que haya negligencia médica cuando los resultados de alguna prueba médica son muy diferentes a los que los profesionales sanitarios habían diagnosticado en un principio.

Para saber si se trata de un caso de negligencia médica uno de los primeros pasos es comprobar si existe algún daño como consecuencia de esa acción, como una lesión o alguna secuela.

Este daño puede deberse a un despiste y el paciente podría sufrir una infección hospitalaria, no recibir la asistencia médica necesaria en una situación de urgencia o perder la visión en una intervención ocular.

Cuando se determina que no hay negligencia médica pero sí ha habido perjuicios, lo que ha podido ocurrir ha sido que el paciente estuviera bajo un tratamiento médico y se produzca algún daño que no era posible prever, en estos casos no existe error médico.

Si por el contrario se analiza el caso y los daños que padece el paciente y se cree que se debe a una actuación negligente hay que analizar la causa y el nexo causal, es decir, es necesario antes de seguir adelante que se compruebe si la falta o el error de los médicos ha sido el causante de los perjuicios que ha sufrido el paciente o puede deberse a otros motivos.

En estos supuestos entra en juego la figura del perito médico cuyo trabajo es demostrar la mala praxis médica, si es que la hay. Este perito profesional analizará el caso y el historial clínico para determinar si hubo o no error por parte del facultativo del centro médico, es decir, indicará si existió mala praxis o si fue una consecuencia inevitable e imposible de prever.
Para entender este concepto, nuestros abogados en Madrid, expertos en accidentes de tráfico, quieren explicárselo con un ejemplo.

Pues bien, si una persona sufre lesiones en un accidente de tráfico, llega a un acuerdo indemnizatorio con la compañía aseguradora contraria, firma un finiquito en el que entre otras cosas se compromete a nada más reclamar por sus lesiones y cobra la indemnización. ¿Puede esa persona, pasado el tiempo, pedir otra indemnización?

La respuesta es: depende. Existe un caso -y sólo uno- en el que podemos percibir una segunda indemnización después de renuncia, y es cuando tras firmar el finiquito -en cualquier momento posterior, sean días o años- o bien aparecen unas secuelas que no fueron valoradas en su momento, o bien las secuelas que sí fueron tenidas en cuenta para calcular la indemnización se agravan de una manera importante e imprevisible.

La base para cobrar esta segunda indemnización -y esto es importante que se entienda bien- es que aparezcan unos daños (nuevos o por agravación de los existentes) que no se tuvieron en cuenta a la hora de cobrar la primera indemnización. Y es que según nuestro ordenamiento jurídico nadie puede renunciar a lo que no sabe que tiene.

A sensu contrario, no tendrá derecho a una nueva indemnización aquella persona que considera que en su momento le pagaron poco por sus lesiones, aunque sea verdad que por lo que sea le pagaron poco, ya que ella era consciente -o debería haberlo sido- de los daños que tenía, y si decidió aceptar menos fue bajo su responsabilidad. Dicho de otra manera, si se permitiera que todo el mundo se echara atrás respecto a los acuerdos extrajudiciales firmados, acabarían desapareciendo dichos acuerdos puesto que nadie los respetaría.

¿Quiere saber más acerca de esta cuestión? ¿Ha decidido contar con nuestros servicios para resolver su problema? No dude en visitar nuestro despacho en Madrid. Somos un equipo de abogados especializado en accidentes de tráfico, y podemos resolver su caso con totales garantías de éxito. No dude en consultarnos sobre esta y otras cuestiones, le ayudamos.

Safe Creative #1507070187284

AVISO LEGAL · LSSI · POLÍTICA DE COOKIES · POLÍTICA DE PRIVACIDAD


Este sitio emplea cookies como ayuda para prestar servicios. Al utilizar este sitio, estás aceptando el uso de cookies. OK Más información